lunes, 6 de abril de 2015

Pollo aliñado

Habitualmente solemos comer pollo pero nos aburre porque es una carne un tanto insípida. Para solucionarlo, aliñamos el pollo y lo dejamos macerar toda la noche en aceite y especias. Aunque el aliño se puede hacer con las especias que más os gusten o que tengáis en casa, el nuestro es así:

Ingredientes:
-Una muslo y contramuslo de pollo sin hueso, sin piel y abierto para hacer a la plancha por persona
-Aceite de Oliva Virgen Extra
-Pimienta negra molida
Ingredientes para el aliño
-Sal
-Pimentón molido de la Vera
-Cominos molidos
-Un limón
-Tres ajos
-Orégano
-Romero fresco, tres ramitas










Preparación:
En una fuente extendida colocamos los muslos de pollo abiertos y encima vamos distribuyendo los ajos pelados y laminados muy finos, pimienta molida, sal, comino al gusto (yo echo poco), pimentón molido, ralladura de medio limón, espolvoreamos con orégano y añadimos las tres ramitas de romero y tres cucharadas de aceite de oliva.


Ponemos el pollo en una fuente y aliñamos


Tenemos que impregnar bien la carne y darle la vuelta para que quede totalmente empapada por todos lados por la mezcla. Al darle la vuelta se le puede echar un poco más de sal, pimienta, orégano, limón rallado y pimentón.

Dejar macerar el pollo una noche en la nevera


Se tapa la fuente y se deja en la nevera toda la noche. Al día siguiente se hace a la plancha en una sartén. No necesitará echar aceite porque el pollo ya lleva. Se puede dejar una noche o un día entero macerando.

Las personas con intolerancias alimenticias pueden tomar el pollo de esta forma porque no lleva lactosa, azúcar ni gluten.

Está buenísimo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario