miércoles, 14 de mayo de 2014

Risotto de Fresas

Mi amiga Carmen, que suele viajar en sus vacaciones de verano a Italia, siempre me dice que no ha probado risotto más rico que el que cocina un pequeño restaurante que se encuentra en una calle escondida del centro del Florencia, donde ella iba a comer, junto a varios ejecutivos florentinos. El dueño hacía la comida con lo que compraba ese día en el mercado, así que era una sorpresa. El rissoto era de fresas.

Como no podía resistir a probar el rico risotto de fresas y estamos en temporada... Busqué en internet una receta que me convenciera y que fuera lo más parecida a lo que me comenta Carmen. La que encontré fue esta que os dejo aquí, sacada del blog larecetera.com

Ingredientes: 
-200 gramos de cebolla
-250 gramos de fresas
-30 gramos de aceite de oliva virgen extra
-350 gramos de arroz de grano corto (Embajador, La Fallera o SOS)
-200 gramos de vino blanco
-700 gramos de caldo de verduras (yo uso de brick)
-Una cucharadita de sal
-50 gramos de queso Parmesano rallado
-10 gramos de mantequilla en trozos 

Preparación: 
Cebolla picada, fresas y aceite
Pesamos el caldo en frío y se reserva en un cazo para calentarlo más tarde. Pelamos la cebolla y la cortamos en cuatro trozos. Se echa al vaso Thermomix y se trocea 4 segundos en velocidad 4. Se bajan los restos de cebolla de las paredes. Se lavan las fresas, se les quita el rabito y se cortan por la mitad longitudinalmente. Se echa la mitad de las fresas junto a la cebolla y el aceite y se programa 8 minutos, 100 grados, velocidad 1.





Se incorpora el arroz y se sofríe 3 minutos, 100 grados, giro a la izquierda, velocidad cuchara. Mientras, se pone el caldo reservado a hervir en un cazo al fuego. 

Incorporamos el arroz

Se vierte en el vaso el vino blanco y se programan 5 minutos, 100 grados, giro a la izquierda, velocidad cuchara sin el cubilete, para que se evapore el alcohol. Una vez finalizado echamos el caldo de verduras muy caliente y la sal y se programan 12 minutos, 100 grados, giro a la izquierda y velocidad cuchara, se pone el cubilete. 

El arroz con los líquidos

Cuando falten tres minutos para el final se añade por el bocal el resto de fresas. Una vez finalizado el tiempo, se sirve en una fuente, y se añade la mantequilla, se remueve para que se derrita y se quede el risotto más cremoso. Por encima se le echa el queso parmesano rallado para que cada comensal lo mezcle al gusto.

Risotto emplatado


Se sirve inmediatamente. 

El plato acabado con el queso por encima 


Está delicioso porque combina la cremosidad del risotto, con la dulzura de la cebolla y la acidez de las fresas. 

Es apto para personas intolerantes al gluten. Para personas que no consuman lácteos se puede suprimir el queso y está igual de rico. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario