sábado, 31 de agosto de 2013

Pizza de jamón y rúcula

Esta pizza es uno de mis platos estrella con Thermomix. Me enseñaron la receta en uno de los cursos que ofrecen en la sede Thermomix en Murcia y me encantó. Así que la modifiqué a mi gusto y ahora es un éxito que enamora a todos los que la prueban. 

Ingredientes pizza de jamón y rúcula
Ingredientes: 
Para la masa
-110 gr cerveza
-30 gr aceite de oliva virgen 
-Un cubito de levadura fresca (25 gr) 
-250 gr de harina
-10 gr sal

Para el relleno (es muy importante que para conseguir un sabor especial se usen los siguientes productos, y no otros. Yo los compro en Mercadona): 


-Un envase de jamón serrano Incarlopsa, lonchas extrafinas
-Un paquete de queso emmental natural
-Una bolsita de rúcula
-Aceite de oliva virgen
-Un bote de tomate frito Hida o Sandoval
-Orégano

Preparación
Ponemos todos los ingredientes de la masa en el vaso de la Thermomix y se programa 1 minuto, vaso cerrado, velocidad espiga. Si quedan bolitas sueltas es que la masa necesita un poco más de cerveza, y si queda pegajosa le falta un poco de harina. Se deja reposar en el vaso 30 minutos para que doble su volumen. 

Cortamos el jamón y la rúcula, metemos la masa al horno, se saca y se le echa el tomate
Mientras, precalentamos el horno en modo turbo a 180 grados, y picamos con unas tijeras la rúcula y el jamón. Cuando haya reposado la masa, se pone papel de horno sobre la bandeja y se estira la masa ayudándonos de un rodillo. Metemos la masa al horno 5/10 minutos para que se endurezca un poco y evitar que la pizza nos quede cruda. Pasado el tiempo, sacamos la masa y extendemos el tomate frito (a mí me gusta echar bastante). Metemos de nuevo la pizza y la dejamos 15/20 minutos hasta que veamos que los bordes están un poco dorados y la pizza está a nuestro gusto.

Echamos queso y la metemos al horno (antes y después)
Sacamos la masa, apagamos el horno y distribuimos el queso sobre la masa (cantidad al gusto) y espolvoreamos con orégano. Se mete de nuevo al horno (con el horno apagado) para que se funda el queso con el calor. ¿Qué conseguimos con esto? Que el queso se derrita pero no se ponga seco ni duro, quedará el queso fundido y muy jugoso. Una vez fundido se saca la pizza y se echa el jamón cortado en trozos pequeños y la rúcula (también en trozos pequeños), y un chorreón de aceite. Y lista para comer. En realidad la pizza es una Margarita a la que se incorpora en crudo jamón, rúcula y aceite. Yo uso prácticamente un bote de tomate, un paquete de queso, un envase de jamón y una bolsita de rúcula. 





Pizza de jamón y rúcula

La pizza parece una ensalada pero os aseguro que tiene un sabor único y que nunca he probado una pizza de jamón y rúcula tan buena como ésta. 

Bon appetit!

No hay comentarios:

Publicar un comentario