domingo, 12 de mayo de 2013

Ensalada de pimientos asados


La ensalada de pimientos es una receta fácil, muy rica, tradicional y típica mediterránea ideal para el verano porque es refrescante y tiene muchas vitaminas. 

Ingredientes:
-3 pimientos rojos grandes para asar
-1 pimiento verde grande para asar
-1 berenjena grande
-2 tomates grandes
-Sal
-Aceite de oliva virgen extra
-Vinagre

Se pueden poner más pimientos verdes y menos rojos, según los gustos, y se puede asar también cebolla (con piel). 

Preparación: 
Se lava toda la verdura y se seca bien. Se enciende el horno a 180 grados modo turbo. Se pone papel de cocina en la bandeja del horno para evitar que los pimientos se peguen. A las verduras, una a una, se le echan unas gotas de aceite y se embadurnan. Se dejan en la bandeja del horno. Cuando estén todas se mete al horno y se programas 20/25 minutos, pasado el tiempo se da la vuelta a la verdura y se deja cocer otros 20 minutos. Una vez terminado el tiempo -los pimientos deben quedar dorados y blandos- se saca del horno y se dejan enfriar. 

Pimientos, berenjena y tomate asados al horno
Cuando estén fríos se le quita la piel a toda la verdura (yo se la quito también a la berenjena pero es opcional) y se corta la verdura en tiras finas ayudándonos de unas tijeras. Ya está la ensalada de pimientos preparada. Yo la cubro con papel film y la dejo en el frigorífico hasta el momento de servirla, que la aliño con cebolla cortada en tiras (o bien ajo picado), aceite, sal y un poco de vinagre, y en muchas ocasiones le echo una lata de ventresca de atún o de melva (también sirve atún y caballa). 

Ensalada de pimientos
Además, según la revista CuerpoMente, 
el pimiento es el rey de la vitamina C. Sería difícil ganar kilos a base de pimientos, pues más del 90% de su peso corresponde a agua. Prácticamente carentes de grasa, sus escasas calorías (unas 30 por 100 gramos) provienen de unos pocos carbohidratos y unas mínimas proteínas. Aportan pequeñas cantidades de muchos minerales, con el potasio a la cabeza. Se consideran idóneos para quienes quieren controlar su peso. Su fama de indigestos no está muy justificada, ya que sus compuestos estimulan los jugos gástricos y ejercen, al comerse crudos, un efecto colagogo, es decir, que facilitan el vaciado de la vesícula biliar. Los nutrientes por los que sobresalen entre las hortalizas habituales en nuestra dieta son las vitaminas. Son la mejor fuente de vitamina C, especialmente los de color amarillo, y los rojos cuando están bien maduros: un solo pimiento –incluso verde– cubre con creces las necesidades diarias, sobre todo si se consume crudo. 
Los pimientos rojos también contienen abundantes carotenoides, como el betacaroteno o precursor de la vitamina A, y otra vitamina liposoluble y antioxidante que suele escasear en los vegetales bajos en grasas: la vitamina E. Además, este cóctel antioxidante y protector viene acompañado de otros nutrientes valiosos, como la vitamina B6, el ácido fólico, flavonoides, ácidos orgánicos y salicilatos de efecto antiinflamatorio.
Esta ensalada de pimientos está fantástica como relleno de una coca o como aperitivo sobre tartaletas de masa o de hojaldre. 

2 comentarios:

  1. Que buena! En mi casa le llamamos escalibada y con unas anchoitas le dan un sabor muy bueno!

    ResponderEliminar