martes, 1 de noviembre de 2016

Respiración: Pranayama

La respiración es fundamental porque es fuente de vida. Cuando respiramos profundamente y de forma calmada le damos la orden al cerebro de que estamos tranquilos y no hay por qué preocuparse. 

En yoga, el Pranayama, la práctica de distintos tipos de respiración, es una técnica fundamental para conectar cuerpo, mente y alma. 

En yoga hay muchos tipos de respiración. En este post vamos a ver distintos tipos de sencillos para poder centrar nuestra atención y relajarnos o para activarnos. 



Según la filosofía yóguica, 72.000 nadis, canales energéticos, recorren el cuerpo sutil que es por donde circula la energía o prana. Los principales nadis son Sushumna, que se encuentra en la columna vertebral, ida, que corresponde a la fosa nasal izquierda, y pingala, que corresponde a la fosa nasal derecha. 

En la respiración humana natural predomina la respiración por una fosa nasal o por otra y va cambiando por ciclos. 

De este modo, si pretendemos relajarnos, podemos tapar la fosa nasal derecha y respirar por la fosa nasal izquierda, hasta que sintamos que nuestro cuerpo se va calmando. 

Al contrario, si queremos activarnos, debemos tapar la fosa nasal izquierda y respirar por la derecha, hasta que notemos cómo la energía recorre nuestro cuerpo. 



Además, existen otras dos respiraciones para poder llenar nuestro cuerpo de energía o relajarnos. La primera técnica consiste en inhalar por la nariz, retener el aire con los pulmones llenos y exhalar por la nariz.Se puede respirar en 4 tiempos, retener en 4 tiempos y exhalar en 4 tiempos. 

Para relajarnos, por ejemplo cuando no conciliamos el sueño durante la noche, se puede probar a inhalar por la nariz, exhalar por la nariz y retener el aire con los pulmones vacíos. 

Estas respiraciones se van repitiendo y vamos observando las sensaciones en nuestro cuerpo. 

Además, en el libro 'Vivir es un asunto urgente', del doctor Mario Alonso Puig, encontramos lo siguiente sobre la respiración: 

"Hay una serie de estrategias que nos pueden ayudar a volver a nuestro centro cuando una serie de emociones nos han alterador profundamente (...). Si la emoción que sentimos es la ira, necesitamos imaginar que empezamos a respirar un aire de color verde que recorre nuestro cuerpo hasta llegar a la zona situada debajo del hemitórax derecho, que es donde se encuentra el hígado. Imaginemos que toda la zona se colorea en ese tono, y luego al espirar pensemos que el aire que expulsamos es de color violeta. 

Si lo que sentimos es miedo, entonces el aire ha de ser de color azul y hemos de dirigirlo a ambos riñones. Si lo que sentimos es desesperanza, el aire ha de tener una tonalidad rosada y debe dirigirse hacia el centro del pecho, donde se localiza el corazón. Si lo que sentimos es una intensa preocupación, el aire ha de ser de color amarillo y debe dirigirse a la parte central y alta del abdomen, que es donde se encuentra el estómago. Los colores son procesados fundamentalmente por el hemisferio derecho del cerebro, que es la puerta al inconsciente (...). Ciertos colores tienen un curioso efecto porque de alguna manera, pueden desactivar el sistema de alarma del cuerpo, relajar nuestras vísceras y destensar nuestros músculos, con lo que cual toda nuestra emocionalidad se modifica (...).

Me gustaría añadir que la forma de respirar ha de seguir unas pautas concretas. En primer lugar, hemos de estar tumbados o sentados con la espalda recta, sin rigidez, las piernas descruzadas y los pies apoyados sobre el suelo a la distancia de los hombros. La respiración ha de ir desde el abdomen hasta el tórax, como si se llenase una vasija desde abajo hasta arriba (...). Con esta forma de respirar, una se va acostumbrando a mover el diafragma, lo cual genera una liberación de serotonina, que es la hormona más importante en los estados de humor, ya que sobre todo genera una sensación de confianza". 

Y ahora, ¿Os animáis a practicar algunas de estas técnicas de respiración? Os aseguro que os sorprenderán los cambios que producen en vuestro cuerpo en minutos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario